Síguenos: 

Maestranza del Sonido: Arquitectura con niñas y niños

ARQUITECTURA, CIUDADANIA Y APRENDIZAJE
 

MAESTRANZA DEL SONIDO - PRIMERA ETAPA: ARQUITECTURA PARTICIPATIVA CON NIÑAS Y NIÑOS  / / / /

CECREA Pichidegua
PICHIDEGUA, REGIÓN DE O'HIGGINS
OCTUBRE 2018 - MARZO 2019
INTRODUCCIÓN

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio comisionó a Fundación Aldea para diseñar y construir una maestranza como parte del Centro de Creación para niños, niñas y jóvenes (CECREA) en la comuna de Pichidegua, región de O´Higgins , con el fin de diversificar los talleres que se ofrecen en el lugar.

 

A través de una metodología de diseño participativo, los usuarios decidieron modificar la propuesta inicial de la maestranza y reemplazarla por una sala de grabación de sonido.  Niños, niñas y jóvenes de Pichidegua no contaban con un espacio donde ensayar música, grabar y realizar presentaciones audiovisuales por lo que debían trasladarse a otro pueblo. La sala de grabación por tanto era uno de sus principales anhelos.

La metodología participativa que Aldea utilizó para el proyecto se basó en la filosofía de “aprender haciendo” que enfatiza no sólo en los resultados sino que principalmente en el proceso de diseño y construcción. Es por esto que el trabajo con niñas y niños se organizó en una serie de actividades de exploración de sistemas constructivos locales, aprendizaje de distinción espacial y reconocimiento de la identidad local para motivar la imaginación, la reflexión crítica y la experiencia de diseñar y construir colectivamente.

 

Una de las principales habilidades que se incentivan a partir de esta metodología es la inteligencia corporal cinestésica que es poco desarrollada en las instancias de educación formal. Esta considera atreverse a tomar riesgos, sentirse seguros, conciencia del peso de las herramientas, puntería, relaciones proporcionales y paciencia para terminar la tarea, entre otras, las  que son fundamentales para el desarrollo de niños y niñas.

 

El diseño de la Maestranza más Pequeña del Mundo (o Maestranza del Sonido) buscó integrar  la larga tradición de construcción en tierra de la zona del Valle de río Cachapoal con elementos arquitectónicos contemporáneos. En el terreno de 10m2 de superficie asignado para el proyecto, la estructura que incorpora madera y paneles de quincha, se eleva por sobre los volúmenes existentes generando un contrapunto con la estética tradicional del lugar pero sin intervenirla. De esta manera se destaca este espacio destinado a los más jóvenes de Pichidegua sin renegar la materialidad y tradición constructiva  local.

OBJETIVOS

Que niñas, niños y jóvenes (NNJ) activen sus distinciones espaciales y puedan mirar críticamente sus entornos con el fin de pensar el nuevo espacio de la Maestranza más Pequeña del Mundo.

Identificar qué elementos en relación al patrimonio y a la historia de Pichidegua y de sus alrededores les parecen relevantes, así como descubrir otros tipos de arquitectura fantástica que también puedan ser incorporados al diseño.

Exponer a los NNJ a la experiencia de diseñar y construir colectivamente un espacio que tendrá como finalidad acoger actividades que les permitan desarrollar algunas de sus potencialidades e inquietudes.

 

Cada sesión de trabajo buscó que NNJ analizaran críticamente, investigaran, imaginaran, discutieran, diseñaran, hicieran propuestas y contribuyeran a la construcción de su propio espacio de encuentro.

TÉCNICAS UTILIZADAS

  Pensar el uso:

¿Qué necesitamos para ser más felices dentro de CECREA?

La mayoría tenía el interés común de crear un espacio en donde pudieran realizar actividades audiovisuales: grabaciones, proyección de películas y documentales, ensayos de bandas y cantantes, etc., en donde tuvieran a disposición conexión a internet para que también pudieran desarrollar actividades on-line, tales como subir sus propios videos a YouTube. Proponen crear un segundo piso con balcón, ya que así podrían cantar al público e interactuar con un escenario ya existente en un costado del estacionamiento.

A la fecha este espacio no existía en la comuna, lo que los obligaba ir a otros lugares que les quedaba lejos de sus casas y escuela. Se debe señalar que durante todo el proceso, NNJ realizaron observaciones sobre el material con que se debía trabajar para promover el cuidado del medio ambiente y que colaborara a la acústica. Además, que la Maestranza no debía molestar a los vecinos: Oficina de Turismo, Hospital y los vecinos al terreno que son locales comerciales.

 

 Proyectar a partir del uso escogido:

Para eso se trabajó en base a planos de plantas y cortes y mediciones en terreno (con guincha, una silla de ruedas y el mismo cuerpo) con el fin comprender las reales dimensiones del terreno, los límites y potencialidades que implica crear en un espacio tan angosto.

 

Cabe destacar que desde un comienzo el grupo propone no quedarse sólo en el terreno facilitado por el municipio y proponen intervenir un estacionamiento que hay al frente, proponen un espacio que permita desarrollar actividades culturales y sociales, fomentando también la creación de espacios verdes y naturales para la comunidad toda. Con el pasar de las semanas, esta idea fue acogida favorablemente por el Alcalde y por la misma gente que trabajaba y visitaba la Casona.

 

  Maquetas:

Las Maquetas nos ayudan a representar las ideas planteadas en los planos, a experimentar espacialmente y analizar mientras trabajamos con nuestras manos y luego las presentamos colectivamente. Por esta razón realizamos una maqueta de las construcciones vecinas con un espacio a ser rellenado por las maquetas. El material entregado fue papel de arroz, tijeras, pegamento.

A modo de inspiración compartimos libros de arquitectura con muchas maquetas y construcciones fantásticas de manera que puedan analizar las diversas opciones que existen para construir su propuesta observando tanto las formas, colores, materiales, dimensiones, etc.

  Visita Pedagógica:

La Zona del Valle del río Cachapoal se caracteriza por la confección de ladrillos y adobes fruto de sus ricos yacimientos de tierra, por lo que la visita a una de estas fábricas era la más adecuada para explorar el proceso de confección de este material constructivo.

 

Ya en terreno fuimos a analizar los recursos naturales que brinda el territorio y nos encontramos con la sorpresa que se habían producido unas piscinas naturales color tierra fruto del agua lluvia. Niñas y niños nos preguntan si pueden bañarse y ante la avalancha de “No” que impiden que disfruten su infancia dijimos que sí… y surgieron otros aprendizajes más relacionados con habilidades para la vida (autoconfianza, libertad, etc.), el que con los saberes constructivos, les permitieron comprender la Pichi Maestranza desde su diseño como también como con sus materiales y el trabajo que éstos requieren.

Luego, de este “baño de barro, para irnos limpiecitos a la casa” (Ignacio, 10 años) y ya secos/as los cuerpos gracias al sol, en la fábrica le enseñaron al grupo el proceso para producir ladrillos, indicando las porciones de arcilla, agua y paja; explicando la técnica para trabajar con moldes que le dan forma a los ladrillos. Además se explicó el secado de los ladrillos.

Al terminar la actividad, el grupo la califica como “entretenida, divertida, genial, embarrada”, entre otros. Creemos que aprendieron sin darse cuenta.

  Evaluación técnica de propuestas:

Tal como se hace en los proyectos de diseño de grandes obras públicas se citó a diversos grupos de NNJ a una evaluación de alternativas de diseño donde se analizaron detalles como la ventilación, materiales, seguridad y sistema de aguas lluvias, imagen, funcionalidad y distribución de los espacios tanto del primer piso como del segundo.

Se debe destacar que la mayoría estuvo de acuerdo en que el diseño N°1 como la mejor opción ya que si bien el segundo piso es una intervención que moderniza el espacio disponible, “no pierde la tradicionalidad que tiene la Casona, es moderna pero mantiene la tradición de la Casona y las cosas que la rodean”. (Ariel, 13 años), “los niños más chicos van a llegar ahí sólo a jugar y puede interrumpir mientras uno esté trabajando adentro de la sala, así que dejaría el balcón o pondría una escalera” (Jennifer Fuentes en relación al resfalín), “un toque más moderno, se nota que es lugar hecho especial para los jóvenes” (Cris Palma).

Primera propuesta 
PROPUESTA

Se construyó una estructura nueva de madera independiente a los muros preexistentes, de este modo no se comprometieron estructuralmente, además se crearon paneles de quincha para adosar a cada muro. El techo es a una agua y fue bajando como un largo faldón hasta llegar a los 2.41 mt de ancho por 3,99 mt. La pendiente colaborará a que las aguas lluvia escurran directamente hacia la parte trasera del terreno y delantera y no hacia los muros colindantes. El cielo es de volcanita RF de 10 mm como material de resistencia al fuego, luego la cubierta de aislapol de 100 mm, y sobre éste, planchas de zinc y/o policarbonato doble para aislar calor y frío y para que entre luz ya que en los muros laterales no habrán ventanas.

El espacio no cuenta con electricidad, aunque está la posibilidad es construir un circuito nuevo que soporte mayor carga a la manera de circuito de fuerza. (Etapa 2 y 3 del proyecto).

Metros cuadrados: 26.61 (primer piso: 10,32 y altillo 16,29)

(Fuente: healinglandscapes

GALERÍA

Sobre la relevancia del trabajo con la tierra: Según estudios científicos existe una bacteria en el barro llamada Mycobacterium vaccae que cuando el cuerpo la toca, el sistema inmunitario genera serotonina como respuesta directa. Ya sabemos que la serotonina también se produce cuando jugamos y que sube el ánimo, facilita la concentración y por lo tanto el aprendizaje, y reduce la depresión. Se dice que los efectos positivos se prolongan hasta 3 semanas.

/ / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / / /

Chile / UK 

 

  • facebook
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • White Vimeo Icon
  • YouTube

© 2015-2020 FUNDACIÓN ALDEA

03

Foto: Equipo Aldea